Escribir una fábula.

  1. Elige alguna lección que tus personajes aprenderán:
  2.  La inteligencia puede más que la fuerza.
     Muchos se llaman amigos; pocos lo son de verdad
     No te ilusiones con lo que aún no tienes
     No eches a los demás la culpa de lo que no eres capaz de alcanzar
     Con paciencia  y constancia se logra tener éxito en lo que uno se propone
     Más vale pájaro en mano que cien volando.
     Al mentiroso termina por no creérsele, aunque diga la verdad.
     No dediques todo tu tiempo al placer: trabaja y prepárate para tiempos de escasez (la hormiga y la cigarra)
  3. Introduce los personajes. Descríbelos. Determina los rasgos de su personalidad y cómo actuarán. Piensa en el diálogo. Utiliza la personificación.

personajes_fabulas

  • Algunos de los modelos más comunes y sus características son:
  • León: fuerza, orgullo
  • Lobo: deshonestidad, avaricia, rapacidad
  • Burro: ignorancia
  • Mosca: sabiduría
  • Zorro: astucia, habilidad
  • Halcón: tiranía, absolutismo
  • Gallina: vanidad, orgullo
  • Cordero: inocencia, timidez

3.Describe la escena. Elige un lugar y un tiempo para tu fábula. Esto puede ser real o imaginario.

paisaje_fabula

 Desarrolla una trama. Decide qué sucede, cuál es el conflicto o el problema principal, quién aprende la lección y cómo.
Finaliza la fábula . Determina cómo los personajes resuelven el problema y aprenden su lección. No olvides escribir la moraleja o enseñanza.
Ejemplo: Cuentos Corto con Moraleja
El viejo perro cazador

 

Hace muchos años, vivía un viejo perro de caza, cuya avanzada edad le había hecho perder gran parte de las facultades que lo adornaban en su juventud. Un día, mientras se encontraba en una jornada de caza junto a su amo, se topó con un hermoso jabalí, al que quiso atrapar para su dueño. Poniendo en ello todo su empeño, consiguió morderle una oreja, pero como su boca ya no era la de siempre, el animal consiguió escaparse.
Al escuchar el escándalo, su amo corrió hacia el lugar, encontrando únicamente al viejo perro. Enfadado porque hubiera dejado escapar a la pieza, comenzó a regañarle muy duramente.
El pobre perro, que no se merecía semejante regañina, le dijo:
-Querido amo mío, no creas que he dejado escapar a ese hermoso animal por gusto. He intentado retenerlo, al igual que hacía cuando era joven, pero por mucho que lo deseemos ambos, mis facultades no volverán a ser las mismas. Así que, en lugar de enfadarte conmigo porque me he hecho viejo, alégrate por todos esos años en los que te ayudaba sin descanso.

La Moraleja de esta Fabula: respeta siempre a las personas mayores, que aunque ya no puedan realizar grandes proezas, dieron sus mejores años para darte a ti y a tu familia, una vida mejor.

El pavo real y la grulla.

Un pavo real convidó a una grulla a un festín suculento. Durante el banquete se puso a discutir con los comensales acerca de cuál de los dos poseía mejores dones personales.

Abriendo el pavo real su cola, decía que aquel abanico de finísimas plumas no tenía en el mundo otra cosa que le igualara en perfección y hermosura.
– Ciertamente – respondió la grulla -, confieso que eres más hermoso que yo, pero si tus plumas son más vistosas que las mías, en cambio no te sirven para volar.
– Yo, con mis alas – prosiguió la grulla -. Puedo elevarme hasta las nubes, contemplando bajo mis pies todas las maravillas de la tierra.

Moraleja:

Nadie tenga en menos a su vecino,
que Dios a cada uno da su cualidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s